Pese a que el avance de la vacunación ha traído la esperanza al mundo de volver a la normalidad el coronavirus parece seguir evolucionando en formas que no dejan de sorprender a la ciencia.

Primero fue la variante británica la que puso en jaque a los investigadores, después la sudafricana, la brasileña, que es causante de la tercera ola en varios países, como es el caso de Bolivia, ahora llega una nueva cepa, la india, que amenaza con manifestarse como más letal que las anteriores y que la Organización Mundial de la Salud ha bautizado como Delta.

¿Qué es la variante delta del coronavirus?

Según informa la OMS la variante Delta del SARS-CoV-2 presenta unas 15 mutaciones, concentrándose en dos de ellas, la E484Q y L452R, en la espícula del virus, motivo por el que se le define como "doble mutante". Se trata de la primera vez que estas dos mutaciones se detectan juntas. Según algunos estudios, este linaje podría traducirse en contagios más veloces y con una agresividad mayor a las variantes que circulan actualmente.

Una investigación oficial del Reino Unido descubrió que la variante Delta tiene un 64% más de posibilidades de transmisión en el hogar en comparación con la variante Alfa (B.1.1.7) que fue conocida en un principio como variante británica.

"Lo que notamos al principio en la India fue que la variante (Delta) estaba superando o creciendo más rápido que la llamada variante Kent o Alfa que se originó por primera vez en el Reino Unido", señala Deepti Gurdasani, epidemióloga de la Universidad Queen Mary, de Londres a DW.

“Si la transmisibilidad de una variante es un 50-60% mayor que la de una variante anterior, que también era un 60% más transmisible que otro virus anterior, estamos ante un aumento de transmisibilidad que podría ser hasta el triple” añade la experta.

Estragos en India, Rusia y temor en Europa

La variante Delta, detectada inicialmente en India, ya causó una ola devastadora en ese país del sur de Asia y ahora causa estragos en Moscú, donde representa casi el 90% de los nuevos casos de covid-19, según su alcalde Serguéi Sobianin.

La epidemia está disparada en la capital rusa, que registró 9.056 nuevas infecciones en 24 horas, un récord desde el comienzo de la pandemia y el triple de lo detectado dos semanas atrás.

Esto llevó al alcalde, que días atrás impuso vacunaciones obligatorias a los trabajadores del sector servicios, a decretar la suspensión de eventos de entretenimiento masivo, así como el cierre de salas de baile y la zona de aficionados para seguir los partidos de la Eurocopa de fútbol.

La variante Delta se considera también responsable de un inesperado repunte de casos en Reino Unido, que aplazó cuatro semanas el desconfinamiento y se quedará por segundo año consecutivo sin el popular carnaval caribeño del barrio de Notting Hill. Y también preocupa en Alemania, cuyo ministro de Sanidad anunció que la mitad de su población, 41,5 sobre 82 millones, había recibido al menos una dosis de la vacuna.

"La cuestión no es 'si', sino 'cuándo' la variante Delta será la dominante", dijo el ministro Jens Spahn.

“Delta Plus”

También han aparecido informes sobre un sublinaje más infeccioso de la variante Delta, a veces denominado Delta Plus o AY.1. Según señala Deutsche Welle esta variante tiene la mutación K417N, que se ve comúnmente en la variante Beta identificada por primera vez en Sudáfrica.

"Se trata de una mutación que posiblemente se ha vuelto a asociar con una mejor capacidad para evadir las vacunas y con una mayor transmisibilidad", dijo Deepti Gurdasani, epidemióloga de la Universidad Queen Mary, de Londres. Es importante recordar que los virus tienen muchas mutaciones, dijo por su parte Francois Balloux, director del Instituto de Genética del University College London.


Comentarios