Doris León fue a votar este domingo acompañada de su vecina Olga Viana en una barriada de Caracas: la primera es chavista, la otra simpatiza con la oposición y vuelve a participar tras años de boicot electoral y llamados de abstención de sus líderes.

Las elecciones regionales, más que elegir gobernadores y alcaldes, pueden servir como nuevo punto de partida tanto para el presidente Nicolás Maduro, que busca el levantamiento de sanciones, como para la oposición, que vuelve a la vía electoral con la mirada puesta en una elección presidencial "transparente" en 2024, aunque el próximo año tiene la opción de un referendo para revocar el mandato del jefe de Estado.

"Yo quiero que mi país salga adelante, como ella quiere que salga. Siempre vamos a tener un sentir que haya un país próspero para nuestros hijos y nuestros nietos, así gane su candidato o gane el mío", comentó Viana a la AFP.

Los centros de votación comenzaron a cerrar a las 18:00 (22:00 GMT), aunque habitualmente el lapso se extiende en aquellos en los que aún hay electores en espera, y los resultados se anuncian bien entrada la madrugada.

El presidente del Consejo Nacional Electoral (CNE), Pedro Calzadilla, pronosticó "una muy buena participación". Los centros de votación en Caracas tenían filas, una imagen muy distinta de los desiertos en las dos previas elecciones, las presidenciales de 2018 y legislativas de 2020, en las que la oposición se marginó denunciando "fraude" y llamó a la abstención.

Estas elecciones, en las que están convocados unos 21 millones de los 30 millones de habitantes, marcan igualmente el retorno de observadores internacionales tras más de una década de ausencia.

"Ya es una victoria para Venezuela", celebró Maduro luego de votar en una instalación militar en Caracas. Su poder no está en riesgo con estos comicios.

"Resistencia"
Se eligen 23 gobernadores y 335 alcaldes, así como legisladores regionales y municipales, entre más de 70.000 candidatos.

La oposición regresó a la vía electoral fracturada, debilitada, y sin candidaturas unitarias en la mayoría de las regiones, y expertos coinciden en que el chavismo ganará la mayoría de los cargos.

La oposición se negó a participar en la elección presidencial de 2018, en la que Maduro fue reelegido, y en las legislativas de 2020, en las que el oficialismo recuperó el Parlamento.

Ambos procesos tuvieron amplio rechazo internacional, liderado por Estados Unidos y la UE.

"Lo de hoy no es una fiesta electoral ni una fiesta democrática", dijo el dirigente Henrique Capriles, dos veces candidato presidencial después de votar. "Lo de hoy es el reencuentro del ejercicio de un derecho que llamaría en resistencia".

Daniel Rey, un médico de 25 años de San Cristóbal, en Táchira, fronterizo con Colombia, llamó precisamente a votar "así sea como una manera de protesta".

En el también fronterizo estado Zulia, se reportó un muerto y dos heridos por un tiroteo "en las adyacencias" de un centro de votación, según una minuta policial, aunque el ministro del Interior rápidamente lo catalogó como un "hecho delictivo aislado al proceso electoral".

"A la altura"
La UE -que acompaña las votaciones con 130 observadores ya desplegados en el país- no trabajaba en una elección en Venezuela desde hacía 15 años, pues las autoridades venezolanas optaron por "misiones de acompañamiento" de países y organizaciones cercanas al chavismo.

Para esta elección se instalaron igualmente paneles de expertos de Naciones Unidas y el Centro Carter.

"Todo transcurre tranquilamente", dijo a periodistas la jefa de la misión europea, Isabel Santos, durante su visita a un centro electoral en una zona popular de Caracas.

La UE tiene previsto presentar un informe preliminar el martes. Maduro, que ha advertido que el bloque no puede "dar veredicto", dijo este domingo que la misión se ha "portado a la altura".

El regreso de la UE es, según analistas, una de las concesiones del presidente en su cruzada por lograr el levantamiento de sanciones, que incluyen un embargo petrolero de Estados Unidos; así como una nueva directiva del organismo electoral con presencia de la oposición, aunque aún dominada por el chavismo.

El líder opositor Juan Guaidó, reconocido como presidente interino de Venezuela por decenas de países, no votó y ha mantenido silencio durante la jornada.

Guaidó abogó esta semana por "unificar la lucha" contra Maduro después de las votaciones e insistió en buscar un acuerdo en las negociaciones emprendidas por el gobierno y la oposición en México, paralizadas desde la extradición a Estados Unidos del empresario colombiano Alex Saab, cercano al gobernante chavista.

Comentarios