Una decena de personas terminó en el agua luego de que un puente que estaba siendo reinaugurado en el Paseo Ribereño, en Cuernavaca, se desplomara en el acto a donde habían asistido el alcalde del municipio y otros invitados.

Esta obra, que fue trabajada para "embellecer" el paseo y darle un toque rústico, estaba siendo presentada por el alcalde de Cuernavaca, José Luis Urióstegui, su esposa y miembros de la prensa mexicana, cuando de repente la estructura se desplomó.

El puente tenía un par de metros de altura. En un primer informe señalaron que pudo haberse debido a la falta de mantenimiento en una cadena del puente.

Paramédicos acudieron al lugar para brindar asistencia a los lesionados, no hubo heridos de mucha gravedad, la mayoría estaba con golpes y solo uno tenía una fractura de pie. 

Comentarios