Un grupo de funcionarios de Fiscalización y Expendio de Bebidas Alcohólicas junto a personal de Medio Ambiente, realizaron operativos en lugares donde las rocolas continuaban atendiendo después de medianoche.

En el interior se encontró a varias personas consumiendo bebidas alcohólicas quienes fueron obligados a abandonar las instalaciones.

En la zona de la Doble Vía a La Guardia dos rockolas se encontraban atendiendo con las puertas cerradas, pese al intento de los gendarmes, no lograron ingresar al lugar ya que estaba cerrado por dentro.

En el interior de los locales había varias personas sin respetar el distanciamiento necesario, ni el uso del barbijo.