Bomberos agotados tras semanas de esfuerzo y trabajo en la chiquitanía. Algunos voluntarios esperan ser reemplazados para el descanso y retornar a la rutina diaria en los incendios.

Comentarios