Un sacerdote franciscano trabaja desde los años 70 impulsando convenios de salud y educación para beneficiar al Chaco Cruceño.

Comentarios