Los bomberos voluntarios siguen con el arduo trabajo en la Chiquitania. Son nuestros Cruceños de Oro.

Comentarios