Los tres militares acusados de cometer abusos contra un premilitar en La Paz fueron enviados a la cárcel en detención preventiva mientras se lleva adelante el caso. Son acusados por atentar contra la vida del joven, que asegura que lo obligaron a probar heces fecales.