Uno de los comunarios afectados en Yororobá vio como el fuego arrasaba su patrimonio, resultado de 35 años de trabajo, pese al esfuerzo por detener el fuego no se pudo hacer nada para impedir el desastre.

Comentarios