Oficialismo y oposición tienen visiones diferentes de lo que será el nuevo gobierno brasileño y la relación con el de Bolivia.

Comentarios