Álvaro García Linera, vicepresidente del Estado, le pide a Carlos Mesa no victimizarse ante la sociedad y más aún buscar protagonismo político por el caso Quiborax.