Carmela Tapia, ginecóloga del hospital municipal de Warnes, se presentó a declarar a la FELCC señalando que ella sólo se encargó de la salud de la madre y que no sabe quién dio la orden de colocar al bebé a lado de una estufa.

Comentarios