Personal de la Policía halló el cuerpo sin vida de un bebé de un poco más de un año de edad, cerca de un río de Combuyo, Vinto, donde se encontraba envuelto en un aguayo y escondido por unos matorrales.

Según la investigación previa, la progenitora será la causante de la muerte del bebé, quien fue la que confesó donde se encontraba el cuerpo de infante.

Maribel A. M. de 21 años, madre de tres hijos, habría tenido una pelea con su esposo el pasado 5 noviembre, por lo que salió de su domicilio con su bebé de tan solo 1 años y cuatro meses, donde se dirigió hasta un río de la zona y con sus propias manos estranguló y mató al infante.

Posterior a lo cometido, la mujer escondió el cuerpo de su bebé y se ausentó de su domicilio por cinco días, hasta que su esposo la encontró deambulando por Quillacollo, cuando le preguntó por el paradero de su hijo, Maribel afirmó que había fallecido por enfermedad, por lo que el hombre avisó a las autoridades.

El mayor Fabio Vargas, director de la FELCC de Quillacollo,  informó que el hecho está en investigación, pero que la progenitora confesó el hecho y fue ella quien los llevó hasta el lugar donde se encontraba enterrado su hijo. Ahora, la mujer será cautelada por infanticidio.