Tras levantarse la reserva en el caso de la violación grupal denominada ‘la manada’, dos familiares de los acusados decidieron romper el silencio y denunciar irregularidades dentro de la investigación.

Comentarios