Carlos Mesa, expresidente de Bolivia y acusado por el caso Quiborax, calificó a la justicia como 'podrida' y que está bajo el mando del gobierno.