Gabriela Montaño, ministra de salud, acusó a médicos de romper el diálogo de manera malintencionada. No quiso referirse sobre la petición de los galenos de reunirse con el ministro Romero.

Comentarios