Sophie Pass, de 33 años, y su novio Richard se fueron de vacaciones al norte de Escocia y durante su estadía disfrutaron de la naturaleza realizando varios paseos al aire libre. Uno de esos días decidieron tomarse una selfie, sin sospechar el peligro al que estaban expuestos.

Tras ver la foto notaron que el cabello de Sophie estaba erizado, una señal reveladora de electricidad estática en el aire que indica que un rayo va a caer.

Aunque no son expertos, Sophie dijo que supieron de inmediato que era hora de irse. "Nuestro instinto y nuestra física a nivel de escuela secundaria nos hicieron sospechar que esto probablemente no era algo bueno y estábamos en una situación un poco peligrosa", declaró ella al diario Sun.

PUEDES LEER"Chile no existe", la teoría viral de un terraplanista que desató una oleada de memes

"Después de buscar en Google, nos dimos cuenta de la increíble suerte que tenemos los dos de estar todavía aquí y a salvo, junto con todos los demás en la playa", señaló.

El Servicio Meteorológico Nacional del Reino Unido, Met Office, indicó en su página web: "Si se te ponen los pelos de punta o sientes un hormigueo en la piel, es posible que un rayo esté muy cerca en la atmósfera".

Por su parte, el Servicio Meteorológico Nacional de Estados Unidos recomendó que, en caso de que te encuentres en una área abierta y sin posibilidad de refugio inmediato durante una tormenta eléctrica, hay que ponerse en cuclillas e inclinarse hacia adelante pero no acostarse en el piso. "El suelo húmedo es un buen conductor de electricidad", informaron.

LEE TAMBIÉN: Mira el momento en que una pelota de golf es reventada por un rayo en el aire


Comentarios