El colegio Guadalupe Fe y Alegría en Concepción suspendió las clases durante una semana para albergar a 300 voluntarios, padres de familia y docentes se encargan de prepararles los alimentos.

Comentarios