Varios récords y oro olímpicos en pruebas de velocidad crearon polémicas por las “Súper Zapatillas”, que llevan el nombre de Super Spikes. Las calzó la jamaicana Elaine Thomas para revalidar su doblete en 100 y 200 metros, la puertorriqueña Jasmine Camacho-Quinn en 100 vallas y el italiano Lamont Marcell Jacobs en los 100 lisos. Todos los nombrados lograron el oro.

Las zapatillas cuentan con una suela gruesa sobre una placa rígida de carbono y ha surgido la polémica al calificarla como “dopaje tecnológico", pero las autoridades del atletismo mundial se muestran a favor.

TAMBIÉN LEA: Jamaica conquista 4x100 m femenino de la mano de Thompson-Herah

Según investigadores de la Universidad de Massachusetts, estas “Súper Zapatillas” tiene material más ligero, comprimido y resistente de la capa de espuma amortiguadora que puede devolver mejor la energía tras cada pisada.

Usando estas zapatillas también han roto récord. El noruego Karsten Warholm completó la prueba de 400 metros con vallas en apenas 45.94 segundos, mientras que el estadounidense Rai Benjamin acabó segundo con un tiempo de 46.17.

El campeón de esta prueba acusó a Benjamín de correr con zapatillas de esta tecnología y que esto tiene que ver con la reputación de la disciplina. 

“En la media distancia puedo entenderlo por la amortiguación. Si quieres amortiguación puedes poner un colchón, pero si pones un trampolín creo que es una tontería, y creo que resta credibilidad a nuestro deporte", dijo Warholm.

Bolt dice que hubiera bajado su tiempo

A Usain Bolt, la leyenda del atletismo, le parece injusto que el desarrollo de estas zapatillas esté permitido ahora, cuando tiempo atrás estaba prohibido por las autoridades deportivas. El jamaiquino cree que hubiera bajado su propio récord mundial de 9,58 segundos, establecido en los Mundiales de Berlín de 2009.

"(Mi tiempo estaría) por debajo de los 9,5 de seguro. Sin duda", señaló el múltiple campeón olímpico en una entrevista en The Guardian.

Comentarios