Más rápidos y astutos, Lewis Hamilton y Mercedes ganaron el Gran Premio de España por delante de Max Verstappen (Red Bull) este domingo, ampliando de ocho a catorce puntos su ventaja sobre el holandés en cabeza del Mundial de F1.

Esta tercera victoria del británico en cuatro carreras disputadas esta temporada fue fruto de la estrategia, pero para Verstappen demuestra que Red Bull no está "donde querría estar" respecto a las Flechas Plateadas.

En 'pole position' pero adelantado por Verstappen en la primera curva, Hamilton mantuvo la sangre fría, "consciente de que es una maratón y no un esprint" lo que se corre en un Gran Premio.

Y así, el 'timing' de su segunda parada en boxes le permitió volver sobre el piloto de Red Bull a falta de siete vueltas para el final con neumáticos más frescos y adelantarlo en su primer intento. 

"En cuanto se pararon la segunda vez, supe que se había terminado todo", admitió el piloto de Red Bull, añadiendo que "aunque nos hubiéramos parado justo después, no estoy seguro de que hubiésemos podido alcanzarlos. Simplemente nos faltaba ritmo".

"Esto prueba que no estamos todavía donde querríamos estar (delante de Mercedes) y que tenemos que trabajar para progresar, aunque hemos dado un gran paso respecto al año pasado", afirmó.

Y eso que, durante los entrenamientos de pretemporada y de los dos primeros GP, Red Bull tenía la ventaja en términos de rendimiento, pero su rival alemán se recuperó rápido.

RUMBO A LAS 100 VICTORIAS

Con 94 puntos, tres victorias y una segunda plaza, Hamilton, de 36 años, registra también su mejor inicio de campaña en quince temporadas en la F1.

"No me queda más remedio, sobre todo con una competencia tan apretada", explica el siete veces campeón del mundo, que busca una octava corona mundial de récord.

"Cada fin de semana tendría que ser perfecto. No creo que eso sea posible para nadie, pero intento acercarme lo más posible", aseguró.

Tras superar las simbólicas 100 poles el sábado, el británico apunta ahora a las 100 victorias, tras anotarse este fin de semana la 98ª. Y la quinta consecutiva en el circuito de Cataluña.

El finlandés Valtteri Bottas (Mercedes) completó el podio, permitiendo a Mercedes tener 24 puntos de ventaja sobre Red Bull, en el mundial de constructores.

El monegasco Charles Leclerc (Ferrari) fue cuarto, por delante del mexicano Sergio Pérez (Red Bull), el australiano Daniel Ricciardo (McLaren), el español Carlos Sainz Jr (Ferrari) y el británico Lando Norris (McLaren). 

Los dos franceses Esteban Ocon (Alpine) y Pierre Gasly (AlphaTauri) cierran la nómina de los diez primeros, pese a que Gasly fue penalizado con 5 segundos por estar demasiado adelantado en la parrilla de salida.

El compañero español de Ocon, Fernando Alonso, sólo pudo ser 17º. 

Imagen insólita, el italiano Antonio Giovinazzi (Alfa Romeo) tuvo que parar en boxes al inicio de la carrera porque uno de sus neumáticos nuevos estaba desinflado e inutilizable.

Este Gran Premio se disputó ante 1.000 espectadores, marcando el levantamiento en la noche del sábado al domingo del estado de alarma que regía en España desde octubre para luchar contra la pandemia.

Esta temporada, algunos espectadores vacunados o curados del covid-19 estuvieron presentes en el GP inaugural de Bahrein el 28 de marzo. 

La próxima prueba tendrá lugar en Mónaco los 20, 22 y 23 de mayo con 7.500 personas.

Tags

Comentarios