Los Juegos Olímpicos, que tras su inédito aplazamiento de un año por la pandemia del covid-19 se disputarán en Tokio del 23 de julio al 8 de agosto, perduran en el recuerdo gracias en parte a la actuación de leyendas que han iluminado el mayor evento deportivo multidisciplinario a lo largo de sus 125 años de historia en la era moderna.

Abebe Bikila (Etiopía):

El etíope Bikila, que corría descalzo, ganó la maratón de los Juegos Olímpicos de Roma en 1960.

A pesar de sufrir una apendicitis justo un mes antes de la carrera, Bikila volvió para ganar los Juegos de Tokio en 1964 con récord mundial incluido, esta vez con zapatos y calcetines.

TAMBIÉN LEA: Los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 se celebrarán sin público

Usain Bolt (Jamaica):

El mejor esprínter de todos los tiempos. Fue el gran héroe del atletismo en los Juegos de Pekín-2008, Londres-2012 y Rio-2016 logrando un inédito triplete en las pruebas de velocidad, (oro en 100 m, 200 m y relevo 4x100 metros), aunque en 2017 el COI retiró el título al relevo en China por el positivo de uno de los corredores, Nesta Caster. Además, ostenta los récords del mundo de los 100 m (9.58), los 200 m (19.19) y los 4x100 m (36.84).

Nadia Comaneci (Rumania):

La rumana Nadia Comaneci ganó un total de nueve medallas de oro en los Juegos de 1976 y 1980, convirtiéndose en la primera gimnasta en la historia olímpica en recibir una puntuación perfecta de 10 en Montreal.

Comaneci, que después desertó a Estados Unidos, fue premiada con siete calificaciones de 10 durante los Juegos de 1976.

Dawn Fraser (Australia):

La australiana Fraser dejó su huella en natación en 100 metros libres, ganando la medalla de oro en 1956 en los Juegos Olímpicos de Melbourne, en los de Roma, en 1960, y en Tokio-1964.

Al hacer esto, se convirtió en la primera mujer en defender una corona olímpica en natación y en la primera nadadora olímpica (hombre o mujer) en ganar la misma prueba en tres ocasiones.

Fraser también ganó el oro en el relevo 4x100m libres en 1956 y se colgó la plata en otras cuatro pruebas olímpicas en las que compitió.

Michael Johnson (Estados Unidos):

El estadounidense conquistó cinco medallas de oro en 1992, 1996 y 2000, después de dominar en 200 m y 400 m desde 1990.

En Barcelona, ganó el oro en el relevo 4x400 m y, cuatro años después, en Atlanta, después de ganar 54 finales consecutivas en 400 m, Johnson se impuso en esta carrera y en 200 m cuatro días después.

En los Juegos Olímpicos de 2000, Johnson volvió a triunfar en 400 m, convirtiéndose en el primero en ganar dos veces esta prueba, y también se llevó la victoria con el relevo estadounidense (4x400 m).

Aleksandr Karelin (Rusia):

Invicto en 13 años, Karelin, nacido en Siberia, ganó su primera medalla de oro en superpesados en lucha grecorromana en los Juegos de Seúl de 1988.

El ruso repitió hazaña en Barcelona y Atlanta, convirtiéndose en el primer luchador en ganar la misma categoría de peso en tres ocasiones. En Sídney-2000, Karelyn perdió en la final, marchándose con la plata.

Olga Korbut (Rusia):

Korbut saltó a la fama en los Juegos de Múnich en 1972, donde cautivó a los allí presentes con una espectacular rutina en asimétricas en la competición por equipos.

La rusa también ganó el oro en la final de suelo, otra en la barra de equilibrios y una plata en asimétricas. En 1976, Korbut fue eclipsada por Nadia Comaneci, pero conquistó un oro en la competición por equipos y una plata en la barra de equilibrios.

Carl Lewis (Estados Unidos):

Lewis es uno de los escasos atletas olímpicos que han ganado nueve medallas de oro en unos Juegos, y uno de los dos únicos en ganar la misma prueba en cuatro ocasiones (el otro es su compatriota Al Oerter, con cuatro oros en lanzamiento de disco de 1956 a 1968).

En 1984, en Los Angeles, Lewis igualó la proeza de Jesse Owens de ganar cuatro medallas de oro con su victoria en 100 m, 200 m, salgo largo y el relevo 4x100 m.

Lewis defendió su corona olímpica de longitud en tres Juegos, en 1988, 1992 y 1996.

En 1988, Lewis conquistó un segundo oro en 100 m después de que su compatriota Ben Johnson fuera descalificado, y se llevó una plata en 200 m. Y en 1992, el estadounidense ganó otro oro participando en la victoria del relevo 4x100.

Greg Louganis (Estados Unidos):

Louganis es considerado uno de los mejores saltadores de todos los tiempos, y el primero en cobrar importancia con una plata en plataforma en los Juegos de Montreal en 1976 cuando era un joven de 16 años.

Se perdió los Juegos de Moscú en 1980 por el boicot de Estados Unidos, pero volvió para ganar en trampolín y en plataforma en 1984 y 1988. Su victoria en trampolín en Seúl fue notable porque Louganis pasó a la final a pesar de golpear la tabla con su cabeza en el último salto de clasificación.

Edwin Moses (Estados Unidos):

En los Juegos Olímpicos de 1976 en Montreal, su primera competición internacional, Ed Moses, de 20 años, ganó en 400 m vallas con una ventaja de ocho metros, el mayor margen de victoria en la historia de la prueba, batiendo además el récord mundial.

Moses, que ganó 122 carreras consecutivas entre 1977-87, se perdió los Juegos de Moscú por el boicot estadounidense, pero ganó una segunda medalla de oro en Los Angeles-1984 y una tercera en 1988 en Seúl con 33 años.

Paavo Nurmi (Finlandia):

El finlandés Nurmi es otro de los cuatro atletas que ha ganado nueve medallas de oro, una hazaña más impresionante aún por tratarse de victorias en carreras de resistencia.

En los Juegos de Amberes de 1920, Nurmi ganó la plata en 5.000 m, un oro en 10.000 m y otros dos oros en individual y por equipos en la carrera de campo a través, en el plazo de tres días.

Cuatro años después, en París, Nurmi ganó en 1.500 m y en 5.000 m dos horas después. El finlandés se llevó la victoria en la carrera de 10.000 m de campo a través y ganó otro oro en la prueba por equipos, y el día siguiente acabó primero en la carrera por equipos de 3.000 m. En 1928, Nurmi completó su carrera olímpica ganando en 10.000 m y con dos medallas de plata en 5.000 m y obstáculos.

Alfred Oerter (Estados Unidos):

El lanzador de disco estadounidense Al Oerter fue el primer atleta que ganó cuatro títulos olímpicos consecutivos.

Oerter ganó en 1956, 1960, 1964 y 1968, con récord olímpico incluido en cada ocasión.

Jesse Owens (Estados Unidos):

Owens se aseguró una plaza en la historia del deporte cuando ganó cuatro medallas de oro en los Juegos Olímpicos de Pekín en 1936, frustrando las esperanzas de Adolf Hitler de usar los Juegos para probar su teoría de la superioridad de la raza aria.

El afroamericano de 22 años ganó en 100 m, 200 m, salto largo y participó además en la victoria del relevo 4x100 m.

Cuatro años después de su muerte por un cáncer de pulmón en 1980, Owens tuvo una calle con su nombre en la ciudad alemana.

Laszlo Papp (Hungría):

Después de ganar el título olímpico de boxeo a mediados en 1948, el húngaro Laszlo Papp se coronó campeón de peso medio mediano en 1952 y en 1956 se convirtió en el primer púgil en ganar tres oros en unos Juegos.

Michael Phelps (Estados Unidos):

Phelps superó en Pekín-2008 el récord absoluto de siete oros de Mark Spitz. Lo había intentado en Atenas-2004, donde consiguió seis oros y dos bronces, quedando a un oro de la hazaña del alemán en Múnich-1972. El récord llegó en Pekín-2008, donde sí pudo conseguir ocho títulos olímpicos y con ello se convirtió en el más laureado en una misma edición de los Juegos.

En Londres-2012, 'El Tiburón de Baltimore' fue un paso más allá y, con seis nuevas preseas (tres de ellas de oro), pasó a ser el deportista más galardonado de la historia olímpica con 22 medallas (18 oros, 2 platas y 2 bronces).

Tras un retiro temporal, decidió regresar para Rio-2016 y aumentar más su leyenda, ganando otros cinco oros y una plata, llevando su colección de medallas a 28 (23+3+2).

Steven Redgrave (Reino Unido):

Redgrave es el único remero que ha ganado el oro en cinco Juegos Olímpicos consecutivos.

Fue miembro del equipo británico ganador en cuatro scull en 1984 en Los Angeles, y se hizo con el oro en 1988 y 1992 en dos sin timonel.

En 1996, Redgrave y Mathew Pinsent defendieron con éxito su corona olímpica, y con 38 años en 2000, Redgrave viajó a Sídney para sumar su quinto oro, esta vez como miembro del equipo británico de cuatro sin timonel.

Boris Shakhlin (Rusia):

El gimnasta ruso Shaklin, que falleció con 76 años, se llevó un extraordinario botín de siete medallas de oro en tres Juegos Olímpicos consecutivos (Melbourne en 1956, Roma en 1960 y Tokio en 1964).

Lo más destacado de su larga carrera fue, sin duda, los Juegos de Roma, donde ganó el oro en el concurso completo, después de subir a lo más alto del podio en caballo con arcos, potro y paralelas.

Shaklin, que se retiró de la competición con 35 años después de sufrir un infarto, ganó también cuatro platas y dos bronces.

Mark Spitz (Estados Unidos):

El nadador estadounidense Spitz entró en la historia en 1972, en Múnich, ganando siete pruebas y estableciendo un récord mundial en cada una de ellas.

Spitz también ganó dos oros en relevos en México-1968 y su botín total de metales le sitúa como uno de los cuatro únicos atletas que ha ganado nueve oros olímpicos.

Teófilo Stevenson (Cuba):

El cubano Stevenson fue aclamado como uno de los mejores boxeadores de su época aunque nunca fue profesional. Fue el primer púgil en ganar la medalla de oro en la misma categoría tres veces.

Compitiendo en lo que ahora se conoce como el peso superpesado, Stevenson ganó su primer oro en Múnich-1972, sumando dos nuevos metales dorados en Montreal-1976 y Moscú-1980.

Ian Thorpe (Australia):

El 'Torpedo' ganó cinco medallas de oro, tres en Sídney y dos más en los Juegos de Atenas en 2004, incluyendo su victoria en la dura prueba de 400 m estilos dos veces.

Thorpe, que también ganó tres platas y un bronce, se tomó un año sabático después de nadar en Atenas, con la intención de regresar en los Juegos de la Commonwealth en 2006 en Melbourne.

Pero se vio obligado a darse de baja por enfermedad y después se retiró con 24 años citando falta de motivación.

Intentó regresar para los Juegos de Londres, pero no se clasificó en los 'Trials' de Australia, dando por finalizada su carrera poco después.

Lasse Viren (Finlandia):

El finlandés Viren debutó en unos Juegos Olímpicos en Múnich-1972, logrando ganar en 10.000 m a pesar de irse al suelo durante la carrera, y sumando otro oro en 5.000 m 10 días después.

En Montreal-1976 repitió doblete.

Johnny Weissmuller (Estados Unidos):

Antes de saltar a la gran pantalla como Tarzán, Weissmuller fue protagonista en los Juegos Olímpicos de París y Ámsterdam, en 1924 y 1928.

En aquella época, cuando el número de pruebas de natación era limitada, el estadounidense se colgó cuatro medallas de oro, ganando en 100 m y formando parte del relevo ganador de 4x200 m en ambos Juegos.

También ganó la medalla de bronce en 1924 en la competición de waterpolo.

Yasuhiro Yamashita (Japón):

El japonés Yamashita ganó el oro en judo en categoría abierta en los Juegos Olímpicos de Los Ángeles en 1984. Se retiró un año después con un récord de 203 victorias consecutivas, incluyendo cuatro campeonatos mundiales.

Emil Zatopek (República Checa):

Zatopek, nacido en la antigua Checoslovaquia, ganó en 10.000 m en los Juegos de Londres en 1948, doblando a todos los corredores menos a dos. También se colgó una plata en 5.000 m.

En Helsinki-1952, Zatopek ganó el oro en 5.000 m, 10.000 m y maratón, siendo el único corredor que ha conseguido esta proeza. Su mujer Dana también se llevó un metal dorado en Helsinki en jabalina.

Comentarios