El jugador de la selección boliviana de básquet, Josh Reaves, podría dejar a la delegación denunciando malos tratos y amenazas durante los últimos días previos al partido en el que se consiguió un triunfo contra Ecuador por 91-57, en Tarija.

“Nos vamos el domingo. A mi hijo no le gusta el modo en el que tratan a los muchachos”, explicó la madre del jugador.

Según pudo conocer UNITEL, no hubo las condiciones en la concentración, ni las comodidades para descansar.  

En las próximas horas podría dejar el país y volver a Estados Unidos.

 Lea también

Comentarios