La edición 43 del Gran Premio Integración del Oriente atraviesa su tercer día de competencia y registró un aparatoso accidente, que no pasó a mayores y tanto el piloto como el navegante salieron ilesos.

Se trata del piloto Nataniel Bruun y el navegante Claudio Bustos, quienes dieron el susto cuando se corría la primera prueba especial de la tercera etapa, que inició en Ascensión de Guarayos y terminó en San Javier, esto en la chiquitania.



Una ambulancia ingresó y asistió al binomio que corrían en la categoría Proto, a bordo de un Kia Rio y que era asistido por el experimentado Eduardo ‘Happy’ Peredo. 

El susto quedó ahí, tanto el piloto como el navegante salieron ilesos y solo con algunos golpes. Tuvieron que abandonar el Gran Premio. 

Comentarios