Con doblete de Riyad Mahrez, el Manchester City, que ya había ganado 2-1 en la ida, volvió a imponerse 2-0 al París SG este martes y se clasificó para su primera final de la final de la Liga de Campeones.

El internacional argelino, nacido en las afueras de París, fue el protagonista del partido, siendo el autor de los dos goles del City, el primero aprovechando un rechace de un defensa (11) y el segundo culminando un contragolpe fulminante (63), cuando el PSG más atacaba la portería defendida por el arquero Ederson.

"Creo que el pase es merecido por los dos partidos; supimos ser eficaces en el momento en el que había que serlo", concluyó el argelino, que ya había marcado uno de los dos goles de su equipo en París.

El resultado pudo ser más abultado para el City, ya que el París SG desapareció del terreno de juego en cuanto el argentino Ángel di María fue expulsado por una patada al brasileño Fernandinho (69).

El equipo de Guardiola, que vuelve a una final de la máxima competición europea de clubes tras las dos que ganó con el Barcelona (2009 y 2011), buscará su primera corona continental el 29 de mayo en Estambul contra el vencedor de la segunda semifinal, entre Chelsea y Real Madrid (1-1 en la ida), que se resolverá este miércoles en Londres.

"Clasificarse frente a un equipo que había eliminado al Barcelona y al Bayern Múnich dice mucho de nosotros y vamos a festejarlo (...) Estar en la final significa mucho para el club y para nuestros aficionados", declaró tras el partido Guardiola.

Mbappé ausente

El PSG echó de menos a su estrella, Kylian Mbappé, que se quedó en el banquillo al no estar recuperado de unas molestias musculares en su pierna derecha.

"Empezamos muy bien, creando ocasiones y dominando al Manchester City. Eso no es fácil", explicó el técnico parisino Mauricio Pochettino. Pero "a veces en el fútbol se necesita un porcentaje de suerte en algunos periodos del partido. Al final, ellos han sido muy eficaces", admitió el rosarino.

El encuentro comenzó de manera espectacular, como corresponde a dos de los equipos más poderosos del continente. A los 7 minutos de juego el holandés Bjorn Kuipers señaló un penal a favor del París SG, pero se echó atrás en su decisión al comprobar a través del VAR que la pelota no había tocado el brazo del ucraniano Oleksandr Zinchenko.

Y a los 11 minutos se adelantaron los locales. El arquero brasileño Ederson convirtió un rechace en una contra que culmino con un remate a la red de Mahrez tras un rechace en un defensa a disparo del belga Kevin de Bruyne.

Los parisinos reaccionaron a ese gol y contaron con dos buenas ocasiones para empatar, primero en un cabezazo al larguero del brasileño Marquinhos (17) y en un disparo de Di María que salió rozando el palo (19).

Pero tras la ocasión del 'Fideo', el equipo de Guardiola se adueñó de la pelota y no dejó al PSG volver a acercarse con peligro antes del descanso, salvo un disparo del español Ander Herrera que se marchó ligeramente desviado (36).

Di María expulsado 

Tras la pausa, el PSG dio un paso adelante al necesitar dos goles para forzar la prórroga. Neymar, con un disparo que taponó Zinchenko (55), y Herrera, con otro tiro que desvió el central portugués Ruben Dias (61), estuvieron cerca de marcar para los franceses, pero no acertaron y el City no perdonó.

Zinchenko cortó una pelota en la zona de creación parisina y entre Foden y De Bruyne montaron una contra rapidísima que culminó con el remate a la red de Mahrez, solo en el segundo palo (63).

Ese tanto acabó desquiciando al PSG, que acabó enterrando sus escasas opciones de dar una campanada al quedarse con 10 por la expulsión de Di María.

El equipo entrenado por Pochettino tendrá que centrarse ahora en tratar de mantener su hegemonía en la Ligue 1, teniendo muy complicado sumar un cuarto título consecutivo (y el octavo en las nueve últimas temporadas), que a falta de tres jornadas para el final, el PSG es segundo a un punto del Lille.


                

Comentarios