María Angélica Ruiz renunció como vocal del Tribunal Supremo Electoral (TSE); es la tercera persona en dejar su cargo en esta institución, ante los hicieron Salvador Romero y Rosario Baptista en abril y noviembre de 2021, respectivamente.

Para el analista Franklin Pareja esta situación es preocupante pues remarca que "no se puede estar en una institución que está bajo permanente asedio político".


"Este tipo de interferencia produce una debilidad en la toma de decisiones y el TSE tiene problemas estructurales. El solo hecho de que el presidente del Estado tenga la potestad de nombrar un representante ya es una injerencia", dijo en entrevista con UNITEL.

Pareja añade que queda en evidencia de que con el accionar de los vocales en la actualidad, "ni antes ni ahora", no hay realmente "un goce de independencia" dejando un Tribunal que ahora está debilitado y desprestigiado, pues los vocales que se quedan lo hacen "bajo un manto" a la afectación de su credibilidad a sus decisiones.

Carta de Ruíz

"Hoy, con la presentación de mi renuncia al cargo de vocal nacional del TSE termino un ciclo muy apreciado en mi vida en el que pude servir a Bolivia como creía que ella necesitaba ser servida en uno de los momentos más difíciles y dolorosos de su historia", comienza la misiva de Ruíz.

La ahora exvocal también señaló que se iba "con el espíritu deportivo, libre y tenaz de haber estado por encima de cualquier obstáculo, adversidad, estereotipo, calumnia o presión y con la satisfacción del deber cumplido, ambos, gracias al compromiso y dedicación del equipo de trabajo y al apoyo total de amigos entrañables, familia y de mi padre Dios", señala.

Comentarios