Los especialistas contratados por Bolivia, Roar Jensen y Torsten Jacobsen del Instituto Hidrológico de Dinamarca (DHI) A/S, formaron parte del contrainterrogatorio que se instaló este viernes en la Corte Internacional de Justicia dentro de la demanda por las aguas del Silala.

Dentro de la presentación se hizo una recopilación de datos y se cuestionaron los recursos hídricos, por parte de la representación chilena, cuyos argumentos fueron respondidos recalcando la existencia de manantiales de donde corre el afluente.

Los cuestionamientos de la defensa chilena se hicieron en torno a los datos del caudal de agua que llega desde Bolivia hacia Chile, punto en el que se centró la presentación de los alegatos en esta nueva jornada.

Bolivia afirma que el caudal de las aguas del Silala se incrementaron un 18% con relación a datos de 1.922, cuando se midieron 131 litros por segundo, pero que en mediciones de 2017 se estableció 160 litros por segundo, con lo cual se ha beneficiado Chile en los últimos años.



Comentarios