"Me parece antiético e irresponsable hacer este tipo de comentarios sin las pruebas fehacientes", dijo Eva Copa al rechazar de nuevo las declaraciones de Evo Morales que la tildó de traidora por supuestamente reunirse con líderes de oposición, incluido Luis Fernando Camacho, algo que ella desmintió.

Copa también aclaró que en su condición de autoridad electa está en todo su derecho de reunirse o participar de actos en los que ella considere pero, respecto al mencionado encuentro, ratificó que no tuvo participación.

"Sufro un ataque sistemático desde que he sido candidato de parte de este grupo que está al rededor de Evo Morales"; mencionó a tiempo de indicar que aún hay gente entre los movimientos sociales, e incluso dentro del MAS, que apoyan la decisión que asumió y que "hay compañeros que me animan a continuar y creo que con ello tratan de ponerlos en contra mía".

"Yo no tengo por qué recibir órdenes de Evo Morales (sobre reunirse o no con opositores), que lo hagan los de su partido si quieren, yo no soy parte del MAS, ya me expulsaron más de cuatro veces, cada uno hace lo que cree conveniente", dijo Copa.

Eso si, la alcaldesa electa de El Alto, enfatizó en que no se reuniría con Luis Fernando Camacho (gobernador electo cruceño) "porque tengo diferencias de ideologías abismales con él. Tenemos heridas abiertas en El Alto por lo que pasó a finales de 2019 y por principios y posición no lo haría, no porque él me lo diga, sino porque no es correcto", puntualizó.



Malas decisiones

Copa consideró que los ataques del MAS se deben a que quieren tapar su derrota en la segunda vuelta a elecciones a gobernador que se realizaron en cuatro departamentos, pero que esa no es culpa suya.

"En el MAS, algunos hacen que se vayan líderes indígenas, se fueron muchos (...) no me parece justo; no es mi culpa que haya tomado decisiones erróneas y hayan despreciado a candidatos que tenían las posibilidades de ganar en otras regiones", apuntó.


Comentarios