Tras la decisión de suspender la sesión del Concejo de Warnes en la que se debía elegir al alcalde, se produjeron enfrentamientos entre grupos que apoyan a Vanesa Uriona y los afines a Benigno Choque, los concejales que se disputan esta alcaldía.  

La sesión del Concejo generó gran expectativa, grupos de gremiales, transportistas y juntas vecinales realizaron una vigilia desde de la mañana, con el objetivo de presionar a los concejales para que se defina de una vez al burgomaestre.

La sesión debía iniciarse a las 14:00 pero a las 14:30 ya se había anunciado su suspensión. Los concejales se quedaron al interior del edificio municipal por temor a ser agredidos y recién pudieron salir a las 18:00, con escolta policial. 

Quienes realizaron la vigilia expresaron su molestia porque ya han pasado tres semanas y la crisis en esta alcaldía no tiene solución, motivo por el que ya no se realiza el recojo de basura y en los hospitales municipales comienza a sentirse la falta de medicamentos.

Comentarios