El presidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Óscar Hassenteufel, en compañía de sus colegas que conforman la Sala Plena del organismo, defendió este miércoles la confiabilidad del padrón electoral tras las denuncias realizadas por Rosario Baptista en su carta de renuncia como vocal electoral. 

Hassenteufel leyó un pronunciamiento oficial del TSE en el que se califica como “fantasiosas” las acusaciones de Baptista y recordó que en noviembre de 2020, en una carta al secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, denunció la existencia de un “bloque de data alterna” en el padrón electoral que nunca pudo comprobar y que pocos días después, en otra misiva al mismo funcionario interamericano, aclaró que no cuestionaba los resultados de los comicios de aquel año.

“Nunca pudo sostener con ninguna evidencia probatoria semejante versión fantasiosa”, señaló el titular del organismo electoral.

La vocal Baptista, cuya renuncia está en manos de la Asamblea Legislativa Plurinacional, cuestionó los resultados de las elecciones de 2020 y señaló que  "el control total de todos los Órganos del Estado por el partido gobernante ha dejado la organización de elecciones periódicas como único elemento que genera en la gente la ilusión de que vivimos en una democracia".

PUEDES LEER: Rosario Baptista Canedo renuncia al TSE cuestionando la imparcialidad del Órgano Electoral

El presidente del TSE recordó que Baptista participó de todo el proceso electoral de 2020 sin hacer cuestionamientos durante el mismo y firmó sin objeciones el Acta de Resultados que dio a los ganadores de las elecciones generales del año pasado. 

“Se le debe recordar que suscribió el Acta de Cómputo Nacional de las elecciones generales 2020, que suscribió las credenciales de las autoridades electas en 2020 y fue participe del acto público de entrega de credenciales de dichas autoridades sin presentar ninguna objeción u observación de forma expresa u oficial”, aseveró Hassenteufel.

La autoridad además recordó que todas las misiones que estuvieron presentes en la elección ratificaron que no hubo irregularidades en el proceso. 

“Los miembros de la Sala Plena del Tribunal, designados en la gestión 2019, garantizaron las elecciones libres e informadas. El proceso electoral 2020 fue limpio, transparente, pacífico y altamente participativo. Conducido con independencia, como lo han señalado por unanimidad todas las misiones electorales”, señaló el presidente del TSE.

"En resumen, Bolivia cuenta con un padrón electoral biométrico sólido y confiable. Así lo estableció el informe de auditoría efectuado por la OEA el año 2017, otorgándole un grado de fiabilidad de más del 98 por ciento", añade el pronunciamiento. 


Comentarios