Eva Copa fue presidenta de la Cámara de Senadores de Bolivia desde el 14 de noviembre de 2019 hasta el 3 de noviembre de 2020; asumió dos días después de la llegada al poder de Jeanine Áñez, acción que ahora es denunciada como un golpe de Estado por el actual Gobierno, versión que es refutada por líderes de oposición que descartan tal extremo y que levantan la bandera de un fraude electoral que ocurrió en octubre y que fue propiciado desde la administración de Evo Morales.

"Si a mí me citan, iré como corresponde, declararé todo lo que he vivido en esa esa etapa que he asumido como presidenta de la Asamblea, solo espero que la justicia actúe de una forma imparcial", dijo Copa a Unitel ante una eventual citación que podría ocurrir dentro del marco investigativo que encara el Ministerio Público que busca esclarecer lo que pasó entre octubre y noviembre de 2019 en el país.

 
Sobre la detención de Jeanine Áñez, Copa dijo que la justicia debe actuar en el marco de la ley y con el debido proceso y que ese proceso viene tras la denuncia de una exdiputada que ella divide en dos puntos: uno por sedición y terrorismo y el segundo por los hechos de Senkata, Sacaba y Yapacaní.

"La justicia siempre ha sido observada por algunas determinaciones que se toman, en este caso específico por los conflictos de octubre y noviembre de 2019, tiene que ser transparente; tengo fe en que estos hechos no queden impunes y que no vuelven a pasar estos conflictos en nuestro país. 

Comentarios