El expresidente y líder del Movimiento al Socialismo, Evo Morales, denunció que la "derecha golpista" trata de destruir la unidad de los militantes enviando infiltrados para generar violencia; sus palabras surgen luego de haber sufrido un 'sillazo' que se le lanzó en medio de una trifulca durante la elección de candidatos.

El golpe a Morales vino de parte de una de las personas que estaba a pocos metros de él y que participaba del encuentro realizado en Lauca Ñ, sede de las seis federaciones de cocaleros y bastión del partido de Gobierno en el trópico cochabambino.

La postulación del exministro de Gobierno, Carlos Romero, para pugnar como candidato a gobernador por el MAS en Santa Cruz, fue lo que generó la trifulca. Al final, y después de haberse declarado un cuarto intermedio, se proclamó a Pedro García como representante de este partido.

"Denunciamos que la derecha golpista trata de destruir la unidad del MAS-IPSP enviando infiltrados para generar violencia en nuestros ampliados que tienen como objetivo la elección democrática y pública de nuestros candidatos para los comicios subnacionales", dijo Morales en su cuenta de twitter.