Momentos de tensión se vivieron en la sede de la Federación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Santa Cruz luego de que la nueva directiva, elegida el fin de semana en un Congreso, quería tomar posesión para sus actividades y no pudo.

Se trata de Marco Miranda, a quien acusan de no haber respetado los estatutos de la organización. De provocar al sector campesino y también porque encontraron las puertas de su sede cerrada con candado.

Miranda al final, este lunes, fue retirado de las instalaciones y de inmediato el nuevo directorio tomó posesión.


“Él ha sido desconocido, suspendido por sus actuaciones de manera delictiva contra el sector campesino. Encontramos la puerta (de la sede) cerrada con candado”, dijo Ever Justiniano, nuevo ejecutivo, sobre Marco Miranda.

Justiniano fue elegido como máximo dirigente tras la realización de un Congreso llevado a cabo en el municipio de Pampagrande, donde 5 federaciones regionales y 3 centrales provinciales lo eligieron.

“Nosotros vamos a obedecer a nuestras bases, y vamos a trabajar sin discriminar a nadie en el nivel departamental”, aseguró Justiniano.

Pidió, junto con su directorio, ser reconocidos y empezar a trabajar por su sector. 

Comentarios