Carlos Mesa se presentó este jueves a declarar ante el Ministerio Público y según revelaron los fiscales a cargo del caso respondió solo “dos o tres preguntas” de unas 50 que habían preparado ya que se acogió a su derecho constitucional al silencio.

Los fiscales Omar Mejillones y Lupe Zabala reconocieron que no había razón alguna para aprehender a Mesa ya que cumplió al presentarse a la citación y que ahora deben evaluar qué implicaciones tiene sobre la investigación que haya decidido abstenerse a declarar.

“Vamos a analizar con la comisión (de fiscales) si es que corresponde calificar esta conducta (abstenerse) como obstrucción”, dijo Mejillones en conferencia de prensa.

Al ser consultados cuando sería convocado a declarar Luis Fernando Camacho, que está en calidad de denunciado en este caso, los fiscales dijeron que están “analizando” cuando se hará la citación, al igual que un posible llamado a los miembros de la Iglesia Católica que participaron como mediadores del proceso de diálogo para pacificar al país en noviembre de 2019.

Mesa dice que no hay estado de Derecho

Carlos Mesa se presentó ante el Ministerio Público este jueves, estuvo cerca de una hora en presencia de dos fiscales y se abstuvo a declarar como testigo en el caso que investiga la crisis política de octubre y noviembre de 2019.

El expresidente informó que leyó un documento ante los fiscales en el que expresa las razones por las que no daría testimonio, una de ellas porque sus palabras podían ser usadas por el Ministerio Público para incriminarlo.

“No me cabe la menor duda de que utilizarán cualquier declaración testifical, incluida la mía, para manipular e inventar “autoincriminaciones”. Dichas declaraciones, en un sistema fiscal y judicial que respeta el estado de Derecho y el debido proceso, serían, por el contrario, la constatación del ejercicio de derechos fundamentales para la preservación de la Constitución, la democracia y la soberanía popular”, dice el documento que leyó Mesa a los fiscales.


Comentarios