En un acto público en Jujuy, el gobernador de esta provincia argentina, Gerardo Morales, acusó al embajador de su país en Bolivia, Ariel Basteiro, de “montar” el caso de presunto envío de material antidisturbios tras la renuncia de Evo Morales en noviembre de 2019.

“Ha montado una épica barata y yo creo que el actual responsable de esa épica barata es Basteiro y lo digo para que no andemos dando vueltas y con nombre y apellido”, dijo Morales.

El gobernador reveló que hace poco habló con el presidente de Argentina, Alberto Fernández, que le dijo, según su versión, que el trabajo del anterior embajador, Normando Álvarez, que cumplía funciones durante la crisis, fue bueno.

“Me dijo el propio Alberto Fernández que el Gobierno nacional reconoce el trabajo de ‘Chiqui’ (Normando Álvarez) cuando fue embajador, y le dije ‘pero igual lo denunciaron penalmente’ y (me responde) ‘dile que sabemos lo que ha hecho’”.


Por su parte Álvarez rechazó las denuncias en su contra y reveló que minutos después de la renuncia de Evo Morales recibió una llamada del entonces canciller Diego Pary para gestionar el asilo de los ministros de Evo Morales.

“Me llama el canciller Pary y me dice: ‘¿se mantiene en su palabra de que va a recibir gente?’, obviamente le digo, entonces me responde que en 10 minutos iba a llegar el ministro Romero, que era el ministro más importante que tenía. Llegó en 10 minutos con mucho cuidado y lo metimos por el garaje de la residencia (de la Embajada)”, relató.

  ​


Comentarios