El informe final del relator de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Diego García-Sayan, se refiere a la situación de la justicia en Bolivia en la que se puntualizan problemas como la injerencia política, poner fin a las detenciones preventivas y fallas en los mecanismos de elección de altos magistrados.

Al respecto, el viceministro de Justicia, Cesar Siles, manifestó que existeN coincidencias con lo expuesto por el relator, pero que se trabaja en acciones concretas para mejorar el sistema de justicia en Bolivia.

Dijo que en el informe se habla de injerencia, pero no solo de la que puede provenir de autoridades en ejercicio de Gobierno, sino también de agentes externos y de injerencia económica y para ello se propone una carrera judicial para los jueces y fiscales.


También se plantea mejorar los procedimientos de preselección de altos magistrados del Órgano Judicial para que sean, quienes lleguen a la papeleta de la elección judicial, “los mejores abogados y abogadas” del país.

Sobre la elección de magistrados que está prevista para 2023, se reconoce que no han funcionado como se diseñó, pero que la Constitución es clara y la última decisión la toma el pueblo boliviano mediante sufragio.

“El ausentismo en las dos últimas elecciones ha sido evidente, estamos conscientes de ello, y para lograr un acercamiento a la población, necesitamos recuperar su confianza y para ello necesitamos ofrecerle un sistema de administración reformado, un sistema de justicia transformado y que ofrezca carrera no solo para jueces, sino para vocales y para los propios magistrados", apuntó el viceministro.

Comentarios