La madrugada del 10 de noviembre 2019 cuando muchos bolivianos aún dormían el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, publicó en Twitter el informe preliminar del grupo de expertos que hizo una revisión integral a las elecciones del 20 de octubre del mismo año. La difusión de ese documento fue una “bomba” política que provocaría horas más tarde la renuncia de Evo Morales a la Presidencia.

La OEA recomendaba que Bolivia celebre otras elecciones luego de identificar irregularidades "serias" en el sistema de votación. El informe decía que era estadísticamente improbable que el presidente Evo Morales hubiera asegurado el margen de victoria de 10 puntos porcentuales necesario para ganar directamente las elecciones.

"Las manipulaciones al sistema informático son de tal magnitud que el Estado boliviano debe investigarlas profundamente para llegar al fondo y asignar responsabilidades en este caso grave", dice el informe que fue conocido el día 21 de las protestas en contra del resultado electoral.

A las 07:34 de aquel domingo, el aún presidente Evo Morales salió en conferencia de prensa a decirle al país que se renovaría en su totalidad a los vocales del Tribunal Supremo Electoral y se convocaría a una nueva elección. Sin embargo no mencionó el informe preliminar de la OEA.

El mismo Morales contaría ya como refugiado político en México, unos días después de su renuncia, que intentó evitar que el informe se difunda.

“Yo tenía todavía confianza en la OEA, pero ahora he visto de cerca cómo no sólo aportó al golpe de Estado: el día domingo (10 de noviembre) en la madrugada hablé con su jefe porque me informaron que ya había un informe preliminar (sobre los comicios) y eso alimentó al golpe de Estado”, respondió Morales.

“La OEA es, en parte, responsable de los muertos que está habiendo en Bolivia. Yo se lo dije a su representante: ‘No haga eso (publicar el informe), con eso va a incendiar Bolivia’ y le advertí que quería que lo supiera Luis Almagro [secretario general de la OEA]. Yo le dije: ‘contácteme con Luis Almagro’, no quiso, sólo dijo ‘voy a consultar’; no consultó nada y después sacó su informe”, confesó Evo al diario La Nación.´

Evo Morales renunció a la Presidencia la tarde del domingo 10 de noviembre, al día siguiente partió rumbo a México y unas semanas después hacia Argentina desde donde acaba de regresar a Bolivia.