"Las muertes de las víctimas de Sacaba constituyen ejecuciones sumarias y los hechos pueden ser descritos como una masacre", dice parte del informe presentado este martes por el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI).

Se detalló que la Policía y las Fuerzas Armadas, de modo separado o en operativos conjuntos, "usaron la fuerza de modo excesivo y desproporcionado, y no previnieron adecuadamente los actos de violencia”.

Patricia Tappatá, miembro de este grupo, explicó que se analizó "no solo los eventos que causaron más muertes, sino todo los hechos de violencia" y que además se constató que varios manifestantes "detenidos ilegalmente y sometidos a torturas o a tratos crueles, inhumanos y degradantes por parte de la Policía".

El informe detalla lo siguiente sobre lo ocurrido en Senkata: "Luego de la salida de los camiones, alrededor de una centena de manifestantes derribaron partes del muro perimetral de la planta YPBF y quemaron cuatro vehículos incautados que estaban en desuso, en una zona de la planta sin uso operacional. Intentaron ingresar al recinto por un portón en el extremo sur de la planta. Las fuerzas de seguridad reaccionaron con un uso desproporcionado de la fuerza. Como resultado, diez personas perdieron la vida y alrededor de 78 resultaron heridas".

Puedes leer: GIEI identifica ausencia de justicia y un uso desproporcionado de la fuerza en 2019

Se aclaró que en este trabajo la GIEI no se pronuncia sobre si hubo fraude o golpe y más bien recomendó que se generen cambios en el poder judicial para que se garantice una independencia y se eliminen abusos en las detenciones.






Comentarios