Con un mensaje en el que hizo énfasis en el rol institucional y no político que tienen las Fuerzas Armadas, asumió como nuevo Comandante en Jefe, Jaime Alberto Zabala.

Junto a él, también se dio posesión a Miguel Ángel Contreras Campero, como Jefe de Estado Mayor; Paúl Genaro Ramos Espinoza, Comandante del Ejército; César Moisés Vallejos Rocha, Comandante de la Fuerza Aérea Boliviana y Javier Torrico Vega, Comandante de la Armada.

Zabala parafraseo lo dicho por el presidente Luis Arce en su primer mensaje dirigido al país e insistió en que se debe corregir lo que se hizo mal y profundizar en lo que realizó de manera correcta.

"El artículo 245 de la CPE dice que la organización de las FFAA descansa en su jerarquía y disciplina militar, están sujetas a sus leyes y reglamentos militares y como organismo fundamental e institucional no realiza acción política en el Estado", enfatizó Zabala.

Al mismo tiempo recordó que en el artículo 246 se establece que esta institución depende del presidente del Estado y recibe sus órdenes, en lo administrativo, por intermedio del ministro de Defensa y, en lo técnico y operativo, del Comandante en Jefe.

Tras la toma de juramento al Alto Mando, Arce pidió compromiso para que las FFAA "cohesionadas con su pueblo" trabajen para lograr la unidad de todos los bolivianos, defender la democracia y garantizar la estabilidad del Gobierno elegido en las urnas.

Hizo referencia también al accionar que tuvieron los militares durante los hechos ocurridos en el último año por lo que se tiene "el gran desafío de que el pueblo boliviano vuelva a confiar en las FFAA" y que estas "respetarán los procesos democráticos".