La expresidenta Jeanine Añez, retornó a la cárcel de Miraflores, tras haberse sometido a una tomografía neurológica en el Centro de Especialidades Médicas UNIMED de La Paz, con el fin de evaluar su estado de salud. 

Poco después de ingresar a la cárcel envío un mensaje a través de su familia: "Ya no quiero vivir. Mis hijos necesitan hacer su vida. Ya no quiero más medicamentos que no sé cuáles son. Pido por favor a mis carceleros que me digan qué estoy tomando", dijo Añez en el pronunciamiento.

Según las declaraciones de una de las especialistas de Unimed, la tomografía neurológica diagnosticará si sus nervios y músculos están en total funcionamiento y a partir de los resultados se sabrá que tratamiento aplicar.  

Añez retornó al centro penitenciario de Miraflores en la compañía de sus dos hijos (Carolina y José Armando) y con varios efectivos policiales que resguardaron su seguridad.


De acuerdo a un informe médico hecho público por la familia de Jeanine Añez  la expresidenta no tiene la salud estable y además está recibiendo un tratamiento que no es el adecuado para el cuadro clínico que presenta.

“Consideramos que la expresidente no presenta un estado de salud estable, es posible que tenga un trastorno depresivo y necesite una valoración psiquiátrica con internación necesarias para tratamiento adecuado”, señala el informe del Hospital Especializado en Salud Mental y Emocional y firmado por Roither Moron, médico psiquiatra; Fabiola Guachalla Rica, psicóloga Clínica; y María René Cuéllar Egüez, nutricionista-Dietista.

"Sobre la medicación que está recibiendo, según una receta que está circulando en redes sociales, debemos aclarar que el Neuryl, alprazolan y Lorazepan (consideramos excesivo) como ansióliticos no son suficientes para tratar el trastorno depresivo, necesita un antidepresivo y un estabilizador del ánimo para evitar un desenlace que no deseamos”, añade el documento.




Comentarios