Hace un año Jeanine Áñez asumía como presidenta del Estado de Bolivia; lo hizo en medio de enfrentamientos en las calles, denuncias de fraude electoral y cuestionantes sobre la legalidad de esta acción que rodearon a un Gobierno transitario que asumió con la misión de pacificar el país y convocar a nuevos comicios, algo que se prolongó a causa de la pandemia.

La propia Áñez recordó esta parte de la historia resaltando la dificultad que tuvo pues, además de la inestabilidad política y social, también tuvo que enfrentar al Covid-19 que llevó a una crisis económica y dejó al descubierto la precariedad del sistema de salud.

"Un año despiadado por tantas crisis. Un año que asumí la presidencia. Dejé la gestión con la pandemia con menos de 60 contagios/día", escribió la exmandataria en su cuenta de Twitter y destacó que en su gestión se entregaron tres bonos de ayuda para la gente y, "aunque los resultados fueron adversos, una democracia fuerte".

Áñez asumió el 12 de noviembre de 2019 y estuvo en el cargo hasta el 8 de noviembre de este año. En su último mensaje a la nación resaltó que en su Gobierno se trabajó para beneficiar a las familias que sufren por los embates de la pandemia, algo que recordó nuevamente hoy por lo que dijo que "no espero aplausos, sólo que los que están (en el Gobierno actual), mantengan eso".