La Ley de Legitimación de ganancias ilícitas también apunta a controlar las ofrendas que reciben las iglesias por parte de los creyentes. Un pastor señaló que es una norma inconstitucional y se debe a que el Gobierno no conoce el trabajo de la iglesia.

También te puede interesar: Gremiales rechazan ley 'antilegitimación': "Porque no facturamos, nos van a venir a allanar nuestros hogares"

Renán Cabezas, presidente de la Comisión de Constitución de la Cámara de Diputados considera que un aporte mayor a 200 bolivianos ya puede ser considerado sospechoso.

Nadie tiene ofrenda mayor a 200 bolivianos, los que vamos a la iglesia sabemos no hay ofrendas millonarias”, señaló.

El diputado señaló que ante una situación sospechosa, los religiosos están obligados a denunciar a los creyentes.

“Se presume que ese recurso podría venir del narcotráfico o de hechos de corrupción”, señaló Cabezas.

Marcelo Salas, pastor de una iglesia señaló que tratar de aprobar esa ley es desacertado y considera que el Gobierno desconoce el trabajo que realiza la iglesia.

“Es una falta de conocimiento de lo que hace la iglesia que más bien promueve los valores y principios”, señaló.

El pastor calificó a la norma de inconstitucional y teme que ocurrirá lo mismo que con el código penal que intentó aprobarse en la anterior gestión de Gobierno, pero que debido al rechazo de diferentes sectores terminó descartada.

Comentarios