El ministro de Justicia y Transparencia Institucional, Iván Lima, señaló este domingo que con el anuncio de la abrogación de la Ley 1386, las movilizaciones en el país ya deberían cesar, caso contrario quedará demostrado que los fines son de desestabilización.

“Tenemos en estos momentos una decisión de naturaleza política asumida por la primera autoridad del país. Nuestro presidente Luis Arce ha anunciado al pueblo boliviano la presentación de una nota dirigida al vicepresidente David Choquehuanca, en la que pide la abrogación de la Ley 1386; por lo tanto cualquier movilización es una muestra clara de que el objetivo de los cívicos y otros movimientos, es la desestabilización del Gobierno”, aseguró Lima.

El sábado, el presidente anunció que envió una solicitud de abrogación de la ley a la Asamblea Legislativa Plurinacional, con el objetivo de pacificar el país y continuar con la reactivación económica.

“Durante toda una semana una serie de posturas intransigentes impidieron que la gente pudiera trabajar con normalidad, ese perjuicio es irreparable. Toda esta situación (anuncio para la abrogación) nos muestra la decisión del presidente de salir adelante y tenemos muestras claras de que es así, como la medición económica que realizan organismos internacionales”, aseveró.

Lee también: Rómulo Calvo confirma que se mantiene el paro: "Se debe abrogar paquete de leyes y agendar los 2/3"

Pese a la disposición dada a conocer la noche del sábado por el primer mandatario, las medidas de presión se mantuvieron en algunos lugares, hecho que de acuerdo con el titular de Justicia muestra que el trasfondo corresponde a un intento de desestabilización de la gestión del presidente Arce.

“Lo dijo (Rómulo) Calvo, buscaban ´tumbar´ a un Gobierno democráticamente elegido y ahora los bolivianos tienen una muestra clara de que su Gobierno busca en primer lugar preservar el empleo, la economía y lograr que la estabilidad del Gobierno sea la estabilidad del pueblo que necesita trabajar”, manifestó.

La autoridad lamentó que grupos de oposición quieran trasladar el debate que se debería dar en la Asamblea Legislativa a las calles, con grandes perjuicios para la población.

“Hay que entender que hay valores y principios que deben regir nuestro trabajo como políticos; todo lo que afecta a las familias bolivianas que apenas se recuperan de la grave crisis, muestra una posición que no puede continuar”, dijo el ministro al respecto.

Lima remarcó que el país sale adelante y que la economía no puede parar por el bien de la población.

Comentarios