Indígenas de la Amazonía y los llanos de Bolivia culminaron ayer jueves una caminata de unos 550 kilómetros en el este del país, por casi 40 días, en defensa de sus territorios ancestrales, amenazados por colonos.

La caminata de hombres y mueres comenzó el 25 de agosto en la ciudad amazónica de Trinidad, capital del departamento del Beni (noreste), con unos 150 marchistas, y llegó a la ciudad de Santa Cruz, con más de medio millar.

Durante el trayecto y en los últimos tramos, centenares de manifestantes se fueron sumando. También hicieron paradas en algunos poblados intermedios para descansar y recuperar fuerzas.

Durante su caminata por la ciudad de Santa Cruz, los indígenas portaron banderas de sus pueblos y en especial la insignia del Patujú, mientras centenares de personas se apostaron en las partes laterales de las calles para aplaudirlos.

PUEDES LEER: Marcha Indígena llega al corazón de Santa Cruz de la Sierra tras 37 días de caminata


Los indígenas de las tierras bajas de Bolivia presentaron una lista con 15 demandas.

Las principales exigencias son la anulación de todas las normas legales que permiten asentamientos de nuevos colonos, un decreto para asignar un porcentaje de dividendos por la explotación petrolera y de gas y la anulación de todos los proyectos hidroeléctricos en sus tierras.

Al llegar a Santa Cruz, el gobierno intentó abrir una mesa de diálogo, con escasos resultados.

LEE TAMBIÉN: “Este sacrificio es para el bienestar común de Bolivia”, las palabras de Fabricano en la plaza 24 de Septiembre

Filemón Suárez, un dirigente de los indígenas, dijo que quieren hablar con el presidente Luis Arce y con el vicepresidente David Choquehuanca.

Los indígenas de la Amazonía y los llanos de Bolivia han realizado diversas marchas desde la década del 90 del siglo pasado en defensa de sus territorios ancestrales.




                

Comentarios