La mañana de este martes, el exdirector del Fondo Indígena, Marco Antonio Aramayo, murió en La Paz a consecuencia de un deterioro en su salud que lo llevó a terapia intensiva en donde estuvo los últimos días.

Al respecto, su hijo declaró que, Aramayo creyó siempre en la justicia pese a tener más de 250 procesos en su contra relacionados al desfalco millonario dentro de la institución pública que dirigió.

“Mi padre ha sido un hombre que ha creído en la justicia hasta el último momento. Él me ha dejado un legado de no venderme, un legado de honestidad y la verdad”, declaró en puertas del Hospital Cotahuma de La Paz.


Pese a que Aramayo denunció las irregularidades en el Fondo Indígena fue procesado por varios delitos.

 

Por su parte, el abogado Héctor Castellón, denunció que Aramayo falleció dentro de varios procesos ilegales por más de siete años. 

“Él estaba luchando por su libertad y luego por su familia, que quede claro que Marco no falleció como un hombre culpable, no importa lo que diga esta justicia. Marco ha sido un baluarte de ética de moralidad. Siete años de lucha”, dijo el abogado. 

Además, Aramayo habría indicado que prefería estar “mil veces muerto a declararse culpable” por los desfalcos dentro del Fondo indígena. 

“Esta lucha recién empieza, no vamos a permitir que este tema se lo politice y que esta muerte sea una muerte más dentro de un régimen para acallar este horrible robo dentro del Fondo Indígena. Marco dijo que prefiero estar mil veces muerto a que me obliguen a declarar culpable”, dijo.

  ​



Comentarios