Los ministerios de Gobierno y de Justicia mostraron desacuerdos por la muerte del exdirector del Fondo Indígena, Marco Antonio Aramayo, quien falleció a consecuencia de un deterioro en su salud que lo llevó desde la cárcel de San Pedro a ser internado de emergencia y morir tras varios días en terapia intensiva.

“Hay una justicia que no ha sido humana, que no ha tomado las medidas necesarias para preservar la vida y la salud de este exfuncionario de Estado. La situación que se ha producido, es una situación triste que merece que evaluemos cómo estamos llevando la justicia penal”, indicó el ministro de Justicia, Iván Lima.

Puede leer: Aramayo falleció por un paro cardiorrespiratorio secundario a las enfermedades que presentaba

Por su parte, el ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, sostuvo que el “Régimen Penitenciario no ha escatimado los esfuerzos para tratar de salvarle la vida a esta persona privada de libertad”.

Del Castillo agregó que “será la justicia boliviana que determine qué ha pasado con este sujeto”.

En tanto, el Régimen Penitenciario declaró que “el área de salud del recinto penitenciario de San Pedro, atendió en varias oportunidades al privado de libertad”.

La Defensoría del Pueblo cuestionó que “los servicios médicos de la Dirección de Régimen Penitenciario no hayan advertido, oportunamente, el delicado estado de salud y no hayan asumido acciones que eviten el grave deterioro” del exdirector del Fondo Indígena.

Marco Antonio Aramayo denunció el desfalco millonario del Fondioc y fue el único encarcelado. Enfrentó 256 procesos y estuvo siete años preso político.

Comentarios