El Tribunal Supremo de Justicia rechazó un recurso de casación que presentó la defensa de Manfred Reyes Villa sobre una sentencia de cinco años de cárcel que recibió en 2013, proceso que se le inició en 2009, cuando era prefecto de Cochabamba.

Esta situación abre la posibilidad de que el ahora alcalde cochabambino sea apartado del cargo al existir una sentencia ejecutoriada en su contra por el denominado caso "Sillar alternativo", proceso que abrió por los delitos de conducta antieconómica, enriquecimiento ilícito y contratos lesivos al Estado.

Óscar Hassenteufel, presidente del TSJ, señaló que dado que no ha transcurrido la mitad de la gestión de Reyes Villa "probablemente debamos llevar adelante, si el caso amerita, un nuevo proceso electoral”.


La sentencia dada en 2013 fue realizada cuando el alcalde no estaba en Bolivia y para Mauricio Muñoz, secretario de Finanzas del Municipio, se trata de una persecución judicial contra Reyes Villa y acusa al MAS de estar detrás de esta decisión judicial.

Asegura que el oficialismo no quiere a una persona eficiente al mando de la comuna cochabambina, luego de 15 años de inestabilidad y gobiernos municipales criticados.

Para el analista Paúl Coca, existe un criterio de estrategia para ir en contra de las autoridades de oposición comenzando con Jeanine Añez, al ser el "eslabón más débil", y ahora sobre Reyes Villa "se sabía que la sentencia ejecutoriada, en algún momento le iba a causar este tema".

Anticipa que estos no serán los únicos procesos en contra de "rivales del MAS", sino que vendrán cada vez más seguido con el transcurso de los días.

Según el artículo 12 de la ley de Gobiernos Municipales, los alcaldes y concejales pueden perder el mandato por una sentencia condenatoria ejecutoriada en materia penal. Cuando la sentencia se ejecuta, se produce la pérdida de mandato de la autoridad elegida por voto directo.

Comentarios