La Sala Plena del Tribunal Supremo Electoral (TSE) aceptó la renuncia de Salvador Romero a su cargo de presidente del Órgano y a la vocalía que había asumido a finales de 2019 por designación presidencial.

Conforme a lo señalado en la Ley del Órgano Electoral Plurinacional (OEP) asumió el cargo de presidente de forma interina quien fungía como vicepresidenta del TSE, la vocal María Angélica Ruiz.

La aceptación de la carta de renuncia y la asunción temporal de Ruiz al frente del TSE fue confirmada por fuentes del TSE a Unitel.

La Sala Plena del Tribunal deberá reunirse en los próximos días para designar, por mayoría absoluta, a uno de los vocales como nuevo presidente, cargo que deberá desempeñar por los próximos dos años.

Romero, a diferencia del resto de vocales designados por la Asamblea Legislativa Plurinacional, no tenía un suplente por lo que su puesto como miembro del TSE queda acéfalo hasta que, tal como lo manda la Constitución Política, asuma el cargo el nuevo vocal nombrado por el presidente del Estado, Luis Arce.

Renuncia de Romero

El miércoles se hizo pública la renuncia de Salvador Romero a la vocalía y a la presidencia del Tribunal Supremo Electoral. En un extensa carta expuso sus puntos de vista y justificaciones sobre su decisión en la que señala que durante su trabajo "el organismo y el proceso electoral fueron golpeados con saña por doquier" sufriendo "amenazas, hostigamientos desde todos, o casi todos los frentes políticos, a veces sucesivos, en otras ocasiones, simultáneos; presiones de organizaciones sociales, regionales, corporativas; acechanzas de otros Poderes".

"En un país de endeble institucionalidad, bastaba una decisión desagradable para que más que cuestionar la medida, se descalificara al órgano como tal. Se requirió una voluntad inquebrantable para seguir en la misión de consolidar la democracia", dijo al momento de destacar que asumió en un tiempo en el que "en la época más desafiante desde el retorno de la democracia".


Comentarios