Este lunes es el turno de Bolivia para presentar sus alegatos en La Haya sobre el diferendo por el Silala. El Gobierno manifestó que lo que se plantea es que Chile pague una compensación por el uso de las aguas que fluyen mediante los canales creados artificialmente.

"Es evidente que ha sido artificialmente mejorado, entonces si el flujo natural hubiera sido de 100 litros por segundo, y con esas canalizaciones hemos llegado a 200 litros por segundo, esos 100 adicionales tienen que ser entregados a Chile a través de un tratado", manifestó Sebastián Michel, vocero de Bolivia por las aguas del Silala.

En ese tratado, según el vocero, se buscará que se genere una obligación de las empresas mineras que utilizan las aguas del Silala y plantea que también se realice una compensación por lo que es usado para el consumo humano, aunque con otro tratamiento.

Según Michel, la soberanía de Bolivia no está en duda en este diferendo en La Haya y tampoco el territorio. “Lo único que está en duda es, qué porcentaje de esas aguas son de curso natural, y qué porcentaje han sido producto de una canalización”, señaló.

Comentarios