Este viernes se iniciaron los alegatos en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) con sede en La Haya que resolverá una demanda por las aguas del Silala, que están en el departamento de Potosí.

Sobre este proceso, Roxana Grass, dirigente del Comité Cívico Potosinista (Comcipo) dijo que se han sostenido diversas reuniones con representantes de diversas instituciones y está claro que no se aceptará ninguna resolución contraria que afecte el interés departamental y en este caso "quieran cercenar un recursos muy importante como el agua".


Consideran que el Gobierno "nunca ha tenido el debido interés" con respecto a estas aguas que, según denunció, son vendidas en en el país a tres dólares el metro cúbico. "Para nosotros, estas aguas son nuestras, nos pertenecen y no se tiene que permitir que Chile quiera hacer creer que es un río internacional", sostuvo.

La cívica remarca que se debe sentar soberanía y tanto el Gobierno como la Gobernación encaren proyectos de interés nacional.

La preocupación es que puedan dar resoluciones contrarias a este departamento, que se le dé la posibilidad de que Chile pueda usar indiscriminadamente estas aguas. Si ocurre eso, Potosí no acatará esta resolución", aseveró.


Comentarios