Tras el acalorado debate en la Cámara de Diputados para abrogar la Ley 1386, el analista Hugo Siles sostiene que lo ocurrido es el reflejo de la polarización que vive el país. Agregó que en la justificación para abrogar la cuestionada norma se debió incluir la falta de socialización de la norma y también la tergiversación.

El debate en la Cámara de Diputados que duró más de seis horas estuvo centrado en la ‘exposición de motivos’ para anular esta normal. Los legisladores del MAS proponían un texto de seis párrafos que para la oposición criminalizaba las protestas en torno a la Ley 1386.

También te puede interesar: Presentan querella contra Calvo por sedición e instigación pública a delinquir por protestas contra la Ley 1386

Para Hugo Siles en la justificación para anular la norma debieron mencionarse dos aspectos uno de ellos responsabilidad del Gobierno. “Se debía hacer referencia a un aspecto que ha sido producto de una debilidad como es la falta de socialización y la tergiversación que fue operada por miembro s de la bancada minoritaria”, señaló.

La falta de socialización de la norma ha sido un aspecto que fue reconocido en reiteradas oportunidades por parlamentarios del MAS y también por el Gobierno, que buscó acercamiento con los sectores cuando ya se había convocado al paro indefinido que este martes cumple su novena jornada.

Siles también sostiene que las distorsiones que atribuye a la bancada minoritaria generaron una duda razonable en diferentes sectores y por ello “debía haber la explicación respectiva”.

Sobre la acalorada discusión que vivió en la Cámara de Diputados entre el lunes y la madrugada del martes, Siles sostiene que es el reflejo de lo que se vive en el país.

“La polarización de la sociedad está expresada en la Asamblea Legislativa Plurinacional, hay posiciones encontradas”, sostiene el analista.

Siles agregó la ALP es el escenario donde se debe debatir las normas, intercambiar posiciones y consensuar para que ese debate no se traslade a las calles, perjudicando a la población.

Ante el temor de la oposición de que con la ‘exposición de motivos’ para abrogar la Ley 1386 sea utilizada para criminalizar las protestas, Siles señaló que no compromete alguna acción judicial.

Comentarios